Free songs
header 1
  • Twitter
  • Facebook
 

Blog


Lentes expuestos

Al igual que los canillitas, los fotógrafos tienen que realizar su trabajo en la calle. La forma de ilustrar la cuarentena es concurrir a hospitales, barrios y transitar distintos rincones para mostrar con imágenes el efecto de la pandemia.

El home office no es posible para todos. Tal es el caso de los fotoperiodistas que con la llegada de la cuarentena y el COVID-19 vieron alterada su rutina de trabajo, además del peligro de la exposición.

Foto y alcohol

Pedro Castillo, fotógrafo del diario La Voz del Interior de Córdoba, relató en un video realizado para el sitio web del matutino, cómo es trabajar en tiempos de cuarentena: “Me dirijo al Hospital Rawson,  por eso al barbijo sumé unos lentes como protección, para comenzar con la cobertura de las carpas de pacientes con coronavirus. La importancia que tiene nuestro trabajo en esta pandemia, es poder ser los ojos de la gente. Creo que tenemos una responsabilidad muy grande en mostrar lo que sucede en las calles”, explica el profesional

Cuidarse está primero

No todos los medios tienen cuentan con las mismas posibilidades. Es el caso del diario Tiempo Argentino: “Nuestra situación es bastante particular porque somos una cooperativa. El retiro mensual (de efectivo)  que tenemos es una tercera parte de un sueldo más o menos razonable de cualquier redactor. La mayoría no cuenta con un buen sistema de salud que lo contenga. Entonces con este panorama sumado al sentido común se optó como prioridad cuidarnos”, explica el subeditor de fotografía del matutino Edgardo Gómez.

Con la intención de seguir editando el diario y cuidar la salud, la cooperativa restringió el pedido de fotógrafo para las distintas secciones. No se realizan entrevistas y se cubren solo cuestiones muy puntuales.

“Esto nos obliga si o si a tener que recurrir a las agencias que son AFP y Télam, con la buena noticia de que esta última está dando servicio (de fotos) de forma gratuita y es muy necesario porque tenemos un gasto menos”, explica Gómez.

Para colmo de males, el sistema de red del diario se infectó con un virus, no el corona, sino uno cibernético: “Esto nos limita más que antes. Estamos tratando de resolverlo pronto para poder trabajar con más aire. Mientras tanto estamos esperando poder salir cada vez un poco más seguido”.

Nota completa en revista El boletín de mayo.